Siguenos en Facebook

147 - ARGENTINA Y SU ANSIA PERDIDA

Tras la ley Saenz Peña, que generaliza el sufragio, y los gobiernos de Hipólito Yrigoyen, Argentina toma el rumbo hacia los derechos sociales. Esos grandes cambios no parecen suficientes y la población se divide fundamentalmente en dos sectores, en pro y en contra de Yrigoyen, que es derrocado en septiembre de 1930. El propio autor material del golpe, General Uriburu, no puede llevar a cabo su proyecto pues es desplazado por el General Justo y se implanta una “época infame” caracterizada por los permanentes fraudes. La revolución del 4 de junio de 1943 es sumamente relevante porque viene a terminar con esa etapa de fraude, con el poder de la oligarquía y la dependencia hacia Inglaterra. Arturo Rawson, Pedro Pablo Ramírez y Edelmiro Farrell, fueron los generales y sucesivamente presidentes entre ese año y 1946. Más importante aún fue ese 4 de junio pues empieza a surgir y a crecer con velocidad la persona del entonces Coronel Juan Domingo Perón. Su rápido ascenso comienza al hacerse cargo de las cuestiones sociales y laborales mediante el Departamento Nacional del Trabajo que convirtió en la Secretaría de Trabajo y Previsión. En 1945 lo encontramos además como ministro de guerra y vicepresidente de la Nación. Debe renunciar a todos sus cargos y se produce otro hecho importantísimo: el 17 de octubre.Aún con la fuerza de la llamada Unión Democrática (radicales, conservadores, socialistas y comunistas) patrocinada por elSr. Braden, embajador de E.U., la fórmula Perón-Quijano gana las elecciones del 24 de febrero de 1946. La Tercera Posición, la de la justicia social, la independencia económica y la soberanía política se ve truncada con el golpe de estado de 1955.En esta obra se abordan esos hechos históricos y las importantes realizaciones logradas durante los dos períodos de gobierno Peronista. En ésta etapa, como antes durante los gobiernos de Yrigoyen, los argentinos aparecen divididos en dos bloques, y lejos de lograr la unidad la división preexiste como una maldición.