Siguenos en Facebook

142 - El Dinero Como Mercancia Tomo II

El discurso de Perón durante el Congreso de Filosofía realizado en Mendoza, 1949, que aquí se presenta iniciando la obra, deja clarísimo el concepto de Tercera Posición y la directriz fundamental de la Doctrina Nacional Justicialista con la que nada tienen que ver los dogmas liberales y marxistas, que condena reiteradamente el Gral. Perón tomando distancia diametralmente opuesta de ellos. Pues, él deja establecido que el Nacional Justicialismo no es de ‘izquierda’ ni de ‘derecha’, resaltando la armonía, el equilibrio preciso entre el espíritu y las necesidades materiales.La usura se encarga de ‘hacer dinero del dinero’, sin esfuerzo ni trabajo, usándolo a través de los préstamos como herramienta para la dependencia de las naciones. Los dueños del ‘papel pintado’, que ellos mismos imprimen, endeudan y así someten a los pueblos del mundo. Quienes emiten y prestan dinero se aseguran el dominio de la política, de la economía, de la voluntad y destino de cualquier pueblo. En el caso de la historia Argentina, sobran ejemplos, que tratamos en otras obras. A medida que avanza el proceso mesiánico y patológico del Gobierno Mundial, la impronta del poder de la finanza internacional se presenta con mayor ferocidad y soberbia en una aceleración de los tiempos. Durante el tercer gobierno del General Perón y luego de María E. Martínez de Perón no se tomaron nuevos empréstitos. Desde el golpe de estado de 1976 -cuando cae la primer presidente de Argentina; un gobierno elegido por el 63% de votantes-, hasta 1983, la deuda externa aumentó 8 veces. El proceso democrático iniciado con Alfonsín a finales de 1983 convalida la deuda externa, la sigue aumentando, toma para el Estado la responsabilidad de la deuda privada y se rehúsa investigar los compromisos fraudulentos de la misma, aún con precisos dictámenes de la Justicia. Primero esclarecerse y luego cortar el cordón de la esclavitud, es posible.